202 años de creación de la Biblioteca Nacional

El 28 de agosto de 1821, a un mes de haber proclamado la independencia del Perú, el General Don José de San Martín, firmó el decreto de creación de la Biblioteca Nacional y la definió como «una de las obras emprendidas que prometen más ventajas a la causa americana» porque se le destina «a la ilustración universal, más poderosa que nuestros ejércitos para sostener la independencia».

No obstante, será un año después, el 17 de septiembre de 1822, cuando se inaugure la Biblioteca Nacional, en su histórico local ubicado en la cuarta cuadra de la Av. Abancay, hoy conocido como Gran Biblioteca Pública de Lima. Para el momento de su inauguración contaba con 11 mil 256 volúmenes que procedían de la antigua biblioteca de los jesuitas y de donaciones particulares, entre ellos 600 volúmenes propiedad del General San Martín. El primer bibliotecario nombrado fue el clérigo arequipeño y orador del Congreso Constituyente, don Mariano José de Arce.

En adelante, la Biblioteca Nacional fue víctima de nefastos acontecimientos como el ingreso de las tropas realistas a Lima entre 1823 y 1824, lo que ocasionó la pérdida de buena parte de la colección, y en la Guerra del Pacífico en 1881 este espacio sería uno de los tantos que saqueó el ejército chileno.

En 1883, al firmar el Tratado de Ancón, el presidente Miguel Iglesias llama para dirigir la Biblioteca Nacional a don Ricardo Palma, su labor al frente de esta institución constituyó uno de sus grandes logros de su vida e hizo que se ganará el apelativo de «el bibliotecario mendigo» pues este aprovechó su prestigio y contactos para pedir donaciones de libros e incluso consiguió recuperar más de 14.000 volúmenes en manos del gobierno chileno. El 28 de julio de 1884 inaugura nuevamente la biblioteca la cual dirigió hasta febrero de 1912.

Tras el incendio, el gobierno de Manuel Prado nombró a Jorge Basadre como Director de la Biblioteca Nacional. Basadre, con una paciente labor, logró levantar a la BNP de sus cenizas y la convirtió en una institución altamente técnica. El historiador tacneño emprendió la inmediata reestructuración del material bibliográfico, la formación técnica del personal y la reconstrucción del edificio principal. Creó la Escuela Nacional de Bibliotecarios en 1944 por eso es considerado como «El Padre de la Bibliotecología Peruana», por su contribución al desarrollo del movimiento bibliotecario en el Perú.

 

En 1970, se iniciaron las labores de ampliación del edificio de la BNP y en 1986, durante la dirección de Juan Mejía Baca, se consiguió el terreno para la nueva sede de la biblioteca, cuya construcción se inició en 1992 y fue concluida e inaugurada en 2006. El 27 de marzo de 2006 se inauguró el segundo y moderno local, diseñado por los arquitectos Guillermo Claux Alfaro, Franco Vella Zardín, Walter Morales Llanos y Augusta Estremadoyro de Vella, en el distrito limeño de San Borja en la intersección de la Avenida Javier Prado con la Avenida Aviación. El proyecto arquitectónico de la Biblioteca Nacional del Perú recibió la máxima distinción de la arquitectura peruana que es el Premio Hexágono de Oro en la XII Bienal de Arquitectura Peruana en el año 2006, premio otorgado por el Colegio de Arquitectos del Perú.

El local de la avenida Abancay, sede principal, cuya construcción data de mediados del siglo XX, fue declarado por el Instituto Nacional de Cultura (INC) como Monumento Histórico y ahora se ha convertido en la Gran Biblioteca Pública de Lima.

El siglo XXI traerá grandes innovaciones y mejoras en los servicios que ofrece la BNP, donde el uso de la tecnología ha premiado, hay una mayor orientación a la integración de  toda la comunidad, con más espacios y programas inclusivos, con actividades para toda las edades convirtiéndose así en un espacio cultural de gran formación, que busca renovarse constantemente. 

Visita de Entrada Libre a la Gran Biblioteca Pública de Lima

El equipo de Entrada Libre, en la antesala de su aniversario, visitó los espacios de la Gran Biblioteca Pública de Lima ubicada en la avenida Abancay. Fuimos recibidos por la bibliotecóloga Patricia Soto, quién con 25 años laborando en esta prestigiosa institución nos mostró el lugar y nos contó interesantes anécdotas.

Es una hermosa edificación en la que solo debes presentar tu documento de identidad para ingresar y para acceder a todos sus servicios debes inscribirte en el Sistema de Registro de Usuario. Está organizada bajo el sistema de clasificación Dewey y esto permite dirigirnos a salas especializadas en Literatura, Ciencias Sociales y Lingüística, Ciencias Puras y Aplicadas, entre otras. Cuenta con material organizado para todas las etapas escolares donde pueden encontrar todos los libros publicados en el país y las adquisiciones que realiza la BNP de acuerdo a las demandas de los usuarios. 

 

Los nombres de las salas corresponden a bibliotecarios que han dejado un gran aporte en la institución. Entre las anécdotas que podemos destacar se encuentra la de la Sala infantil “Amalia Aubry de Edisson”, primera bibliotecaria de este espacio creado por Jorge Basadre. Nos cuentan que Basadre cuando tenía como 12 años quiso entrar a la BN y no lo dejaron por ser niño y ante su desconcierto señaló: «Cuando yo sea el Director de la Biblioteca Nacional lo primero que voy a hacer es una sala para niños», algo que cumplió y fue uno de los innumerables aportes de este reconocido intelectual a la BNP.

Otro interesante espacio es la Sala para personas con discapacidad visual «Delfina Otero Villarán» donde reciben personas con ceguera o baja visión, está dotada con lupas electrónicas, escáner de textos e impresoras para braille, lámparas y computadoras especiales, libros en Braille,  además puedes traer el libro que necesites y lo convierten en sistema braille, material que puede ser enviado a cualquier parte del país de manera gratuita. Su creación también guarda una increíble historia vinculada con el señor Rigoberto Camargo quien tiene 34 años laborando en la BNP, se inició como vigilante pero en la época del terrorismo la explosión de un coche bomba lo dejaría ciego, a sus 33 años. Luego de su rehabilitación, el señor Camargo volvió a su lugar de trabajo y realizó diversas actividades en la encuadernación de libros o en la central telefónica.

En sus ratos libres practicaba el sistema Braille y un compañero de trabajo interesado en aprender le propuso llevar al Braille el cuento «Paco Yunque», al terminarlo y enseñarlo a la directora de ese momento, fue de gran agrado y sobre todo fue el impulso para hacer los trámites necesarios para abrir esta sala que vio luz en el año 2001. Esta idea surgió en 1995 y desde ahí el señor Camargo empezó a traducir libros al sistema Braille hasta que se abrió la sala, donde trabaja desde hace 22 años organizando los libros y audiolibros.

En este gran espacio, se ubican también salas de lecturas, una mediateca donde se puede usar internet libremente, un comedor en el cuarto piso y una librería que abrió recientemente. Puedes hacer préstamos a domicilio a través de un sistema automatizado, ofrecen visitas guiadas especialmente para instituciones educativas. En el segundo piso podemos apreciar el Hall de intelectuales, donde podrás ver retratos de personalidades peruanas. La Gran Biblioteca Pública de Lima es sede de exposiciones, charlas y presentaciones de libros, entre otras actividades culturales.

De lunes a sábado

De 8:30 a.m. a 8:00 p.m.

Algunas salas varían en sus horarios de atención.

 

Puedes seguirlos en

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

¡Quiero que más gente se entere!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

También podría gustarte

Actualidad cultural

FestiFEM con #EntradaLibre

Enfrentando desafíos significativos en relación con la violencia contra la mujer, San Juan de Lurigancho, el distrito más poblado de

Cine

Premios APRECI al cine peruano 2023

La 15.ª edición de los Premios APRECI, organizados por la Asociación Peruana de Prensa Cinematográfica, se llevó a cabo el