UNA HISTORIA EN CADA RINCÓN: EL MERCADO MUNICIPAL

Ella lo ve a lo lejos. Le salta el corazón de golpe. Lo mira con insistencia, quiere asegurarse de que sea realmente él. Esconde la mirada. Hay gente alrededor, el mercado está repleto. Se esfuerza por entretenerse con lo que tiene en las manos para no volver a dirigir sus ojos hacia él. Puede sentirlo cada vez más cerca. “No lo mires”, se dice a sí misma, “no levantes la mirada”.

Alguien dice su nombre. Opta por seguir jugando con el durazno que tiene en las manos, como si el sonido de esa voz llamándola no existiese. La voz repite su nombre, esta vez acompañada de una mano que le toca el brazo. Ella levanta la vista. Sus ojos se cruzan y se miran como se miran las almas que han vivido antes juntas. El corazón le vuelve a dar un vuelco y se pone nerviosa al pensar que todos alrededor pueden escuchar el concierto a todo volumen que están dando sus latidos. Quiere decir algo, pero se da cuenta de que ninguna palabra sale de su boca.

  • Hola…, dice él

Ella lo mira sin disimulo. Ha pasado tanto tiempo que, en contra de su voluntad, se queda inmersa contando cada nuevo pliegue de su cara.

  • Hola, dice ella, rompiendo el enganche de sus miradas

La frutera le pregunta si va a comprar los duraznos que lleva asesinando lentamente en sus manos, ella le responde y saca unas monedas de su cartera. Hay mucho ruido alrededor.

  • ¿Te interrumpo?, pregunta él. ¿Tienes tiempo para ir a tomar un café a la esquina?
  • No lo sé,  responde ella buscando alguna excusa en su mente.
  • ¿Por favor?, suplica él.
  • Los recuerdos reflejados en sus ojos no la dejan pensar con calma y acepta sin tener otra opción. Termina de comprar y caminan uno al lado del otro sin decir una palabra. Salen del mercado y el ruido va desapareciendo hasta dejarlos envueltos en sus pensamientos. “Di algo”, piensa ella. “Pregúntale por qué no te buscó en todos estos años, pregúntale si sigue molesto por lo que hiciste, dile que lo sientes, que si pudieras retroceder el tiempo, lo harías todo diferente…”.
  • ¿Sabes la historia de este mercado?, pregunta ella,
  • ¿Del mercado central?, responde él mirándola.
  • En el siglo XIX, este espacio le pertenecía al Convento de la Concepción. En esta zona estaban los jardines y la huerta del convento. Durante el Gobierno de Ramón Castilla se expropia este terreno y se construye el primer centro de abastos de la ciudad. Lo nombran como Mercado de la Concepción, rústico, techos de paja, 60 puestos de venta y un par de corrales. Funciona hasta que llega la crisis sanitaria a comienzos del siglo XX con la peste bubónica, la tifoidea y la fiebre amarilla. El mercado es considerado un foco de contagio, por lo que se decide derrumbarlo. En el año 1905 se construye uno nuevo, con un diseño más cuidado, con canales de desagüe, techos altos y ventilados y puestos mejor distribuidos. Años más tarde, en 1964, un incendio deja este mercado en cenizas. Y tres años después se construye otro, el que conocemos ahora, el Mercado Municipal Gran Mariscal Ramón Castilla. Este edificio ha pasado de ser el jardín de un convento a ser el mercado más visitado de la ciudad, que ha vivido una pandemia, un incendio y ha resurgido literalmente de las cenizas. Es increíble, ¿no? Cómo cambian las cosas con el tiempo… Y cómo, incluso pasando por situaciones que nos destruyen, nos levantamos y logramos reconstruirnos.

Él la mira sin decir nada. Ella sigue con la mirada fija al frente.

  • Debe ser importante, rompe ella el silencio.
  • ¿Qué cosa?, pregunta él.
  • Lo que has venido a pedirme. Después de tanto años, venir a verme… debe ser importante, repite ella.

Él se pone nervioso. No está seguro si debe decir en voz alta las palabras que tiene en la punta de la lengua. Ella lo mira fijamente.

  • ¿Por qué has venido a verme?

Se escucha un fuerte ruido detrás de ellos y todo se pone oscuro.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

¡Quiero que más gente se entere!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

También podría gustarte

Cine

Premios APRECI al cine peruano 2023

La 15.ª edición de los Premios APRECI, organizados por la Asociación Peruana de Prensa Cinematográfica, se llevó a cabo el

Música

Concierto: “Sonidos del Desierto”

El proyecto educativo “Sonidos del Desierto” se complace en anunciar su esperado concierto este sábado 2 de marzo. En este