UNA HISTORIA EN CADA RINCÓN: PARQUE CENTRAL DE MIRAFLORES AKA PARQUE KENNEDY

Era un domingo de invierno limeño típico para Daniela. El cielo gris cubría la ciudad, la humedad invadía el aire y las ganas de quedarse en casa envuelta en una frazada y no salir hasta que regrese el verano estaban muy presentes. El timbre sonó sacándola de ese estado de hibernación. No estaba segura si contestar y se demoró unos cuantos segundos en tomar la decisión de levantarse. «Sé que estás ahí, ábreme que me congelo», apareció en la pantalla de su celular. 

  • Daniela, esto parece la cueva de Vecna – dijo Andrea entrando intempestivamente y abriendo las cortinas de la sala – Cámbiate que vamos a salir

Daniela sabía que no había forma sencilla de esquivar la orden de Andrea, así que le pareció que lo más fácil sería hacer lo que su amiga decía y en diez minutos ya estaba lista para salir de aquella guarida. 

Las calles que rodean el parque Kennedy estaban llenas de gente y de movimiento y Daniela y Andrea eran un par más del montón. Los árboles desprendían una sensación de frescura que Dani aspiró y dejó entrar en su cuerpo. El movimiento de afuera se sentía ralentizado por aquel pedazo de naturaleza que se hacía presente en aquella avasallante y ruidosa ciudad.     

  • ¿Sabías que aquí se peleó la última batalla de la Guerra del Pacífico el 15 de enero de 1881? Y en realidad el parque Kennedy no es uno sino dos, uno se llama El Parque 7 de junio, que conmemora una de las batallas más importantes de la historia peruana y el día de la Bandera Nacional y el otro El Parque Kennedy, en honor al presidente de los EEUU, John F. Kennedy, por el papel que desempeñó en el movimiento político denominado Alianza para el Progreso en los sesentas. De hecho, a finales del siglo XX se cambió el nombre del parque a Parque Central de Miraflores, pero a nadie le interesa – comentó Daniela – Ah y también en julio de 1995, con motivo del Día Internacional del Orgullo LGBT y de los 25 años de los sucesos de Stonewall, un grupo de manifestantes LGBT del Movimiento Homosexual de Lima fue convocado en este parque, lo que se considera la primera marcha del orgullo en Lima. Hay tanta historia aquí mismo donde estamos paradas…
  • Un gran lugar este parque y datos muy interesantes, Dani, pero yo me muero de hambre – dijo Andrea – 

Como muchas otras veces, esas dos amigas fueron por un café y algo de comer a una de las tantas cafeterías que rodean aquel parque y se sentaron en una banca a disfrutar de ese desayuno dominical.

  • ¿Quieres hablar o prefieres ver a la gente pasar e inventarnos historias sobre sus vidas? – preguntó Andrea tomando un sorbo de café, casi pudiendo adivinar lo que pasaba por la mente de su amiga a la que conocía a la perfección.
  • Andre, ¿por qué la vida parece ser tan fácil para algunas personas y a otras nos resulta todo tan difícil? – preguntó Daniela.
  • La verdad es que no tengo la más mínima idea. Supongo que todos tenemos momentos complicados y otros más ligeros. Que sea difícil no significa que sea necesariamente malo, ¿no?
  • No, pero cansa. Es que últimamente con todo lo que ha pasado, me parece que no me siento igual que nadie. Veo a las personas que conocemos hacer sus vidas, casarse, tener hijos, ser felices, seguir este camino marcado y yo me veo a kilómetros de distancia de eso, de hecho es que ni siquiera sé si quiero eso.
  • Pero no tienes por qué quererlo, cada una tiene su manera de ser feliz, si tu felicidad no se ve como la de las demás personas, no pasa nada, solo tienes que encontrar cómo se ve para ti. Tal vez el plan que tiene el resto del mundo no coincide con el tuyo y eso hace que tu búsqueda sea un poco más compleja, pero vale la pena. El problema es que nos han vendido lo diferente como algo malo, nos han enseñado a encajar en lo establecido en vez de ser fieles a quienes somos. No todas las personas estamos destinadas a encajar y eso no tiene nada de malo. Tú sé tú, Dani, no tienes que ser nadie más que tú. 
  • ¿Y quién soy yo? 
  • Esa es una buena pregunta para tu psicóloga – dijo Andrea mordiendo su triple, lo que provocó una pequeña sonrisa en la cara de Daniela – Mira, yo creo que eres muy valiente al hacer lo que has hecho, aunque los demás no lo entiendan. Hay que tener ovarios para cuestionarte todas estas cosas, dejar ese lugar seguro en el que estabas y salir de esa zona «cómoda», pero limitada, en la que hemos sido criadas. Estás rompiendo con ese molde impuesto y no es fácil, porque estás yendo a contracorriente, pero, Dani, eso es bueno, es difícil, porque las cosas están cambiando y ya no tienes esa guía con los pasos establecidos, pero por fin estás viviendo tu vida a tu manera y eso es lo importante. Estás viviendo tu propia experiencia. Es como tener tu propia montaña rusa personalizada. 
  • De verdad que se siente como una montaña rusa. 
  • La vida no es como nos dijeron que sería y al final del día creo que eso es algo realmente bueno. 
parque-kennedy

Miraflores, delimitado por las avenidas Diagonal y Larco y la calle Schell.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

¡Quiero que más gente se entere!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

También podría gustarte

Galerías

Exposiciones de arte con #EntradaLibre

Cada semana, la ciudad se viste de creatividad y expresión artística a través de diversas exposiciones que ofrecen una mirada