Puentes de Lima: más que conexiones son obras de arte

Los puentes han sido estructuras emblemáticas que han marcado el curso de la civilización humana. Desde los antiguos puentes romanos que cruzaban los ríos Tíber y Rin hasta las modernas obras maestras de ingeniería como el Golden Gate en San Francisco, estos monumentos han desempeñado un papel esencial en el desarrollo económico, social y político de las sociedades. Los puentes no solo han facilitado el movimiento de bienes y personas, sino que también han servido como puntos de encuentro y convergencia, contribuyendo a la formación de centros urbanos y promoviendo la interconexión de regiones distantes. 

En Lima, los puentes han desempeñado un papel trascendental al conectar no solo geografías físicas, sino también culturas y comunidades. A lo largo de los siglos, la capital peruana ha experimentado un crecimiento urbano significativo, y los puentes han sido elementos clave en la expansión y unificación de la ciudad. Desde las históricas estructuras coloniales que cruzan el Rímac hasta las modernas infraestructuras que enlazan los distritos contemporáneos, estos puentes han facilitado el flujo vital de personas y mercancías. Además de su función práctica, estos monumentos son testigos de la evolución arquitectónica y urbanística de Lima, reflejando el ingenio humano en la superación de desafíos geográficos y sociales. 

Hoy en día, los puentes de Lima son símbolos de conexión, enlazando el pasado con el presente y representando la continuidad de una ciudad que se erige sobre la convergencia de distintas épocas y tradiciones. Te presentamos siete puentes que son testimonio de la historia de Lima. 

Puente de Piedra (1610)

El Puente de Piedra o Puente Antiguo como también se le conoce, es una estructura histórica en el centro de Lima, que cruza el río Rímac y conecta el Cercado de Lima con el distrito del Rímac. Inaugurado en 1610 por el arquitecto español Juan del Corral durante el mandato del virrey Juan de Mendoza y Luna, reemplazó al puente anterior construido por el virrey Andrés Hurtado de Mendoza en el siglo XVI, destruido por una crecida en 1607. Conocido como Puente Trujillo por su extensión del jirón Trujillo, fue el único puente de la ciudad hasta la construcción del Puente Balta en 1861.

En la entrada del puente, del lado del Cercado, se construyó el Arco del Puente, una estructura de cantería y ladrillo, que se averió en varias ocasiones debido a varios terremotos.​ En 1738 se instaló en su parte superior una estatua de bronce de Felipe V, elaborada por Baltazar Gavilán. 

Algunos historiadores han mencionado que las piedras con las que se hizo esta obra fueron traídas desde el Morro Solar, en Chorrillos. Es así que este armazón logró soportar el terremoto de 1746, el cual dejó cerca de 1.300 personas muertas. Aunque, tras la intensidad de aquel movimiento telúrico, el puente quedó debilitado cayendo además la escultura de Felipe V, que luego fue reemplazada por un reloj monumental que se destruyó en un incendio en 1789.

En 1902, se amplió adquiriendo su forma actual. A lo largo de los años, se realizaron reparaciones, y en 2010 se realizó un apeo debido a la construcción del túnel Vía Parque Rímac de la Línea Amarilla.

Así, con el paso de los años, parece que ningún accidente climático o coyuntural puede derrumbar el puente Trujillo. Inclusive, en el 2017, muchos recordaron la fortaleza de esta obra cuando el fenómeno de El Niño originó la crecida del río y provocó la caída del puente Solidaridad, que quedó partido en dos a pesar de solo haber sido construido seis años atrás.

Puente Balta (1869)

El Puente Balta, también reconocido como Puente de Fierro, constituye una estructura histórica emplazada sobre el río Rímac. Su edificación transcurrió entre los años 1869 y 1919, bajo la administración de José Balta. La concepción del puente fue obra del ingeniero Felipe Arancibia y del empresario Enrique Armero, destacándose por su configuración compuesta por cinco arcos, siendo los tres centrales confeccionados en hierro fundido y ornamentados con detalles neogóticos.

El proyecto inicial enfrentó diversos desafíos, tales como la carencia de una canalización adecuada del río, la cual fue solventada mediante la erección de un muro entre Piedra Liza y el Puente de Piedra. Asimismo, se presentó una disparidad de altura entre Lima y el Rímac, lo que requirió la construcción de una rampa hacia Acho y la retirada de un monumento dedicado a Cristóbal Colón.

Durante la ocupación de Lima en 1881, el puente fungió como escenario de un episodio histórico poco difundido, en el cual dos soldados peruanos fueron apresados y ejecutados por fuerzas militares chilenas.

En 1971, con el propósito de instaurar la vía de Evitamiento, se procedió a la eliminación del primer arco en el lado derecho, conllevando una mutilación significativa de la estructura. En el año 2005, bajo la administración de Luis Castañeda Lossio, se llevó a cabo una restauración del puente con la finalidad de incorporarlo al circuito turístico de Lima. No obstante, en marzo de 2009, una crecida del río propició el colapso de la base de una de sus columnas.

Además de los estragos ocasionados por fenómenos naturales, se han registrado incidentes de robo de vigas y planchas de metal, las cuales fueron comercializadas debido a las fluctuaciones en los precios de los metales. Ante esta problemática, la administración municipal anunció la implementación de medidas de seguridad permanentes con el fin de resguardar la integridad del puente.

Puente de los Suspiros (1876)

El Puente de los Suspiros, un paso elevado peatonal de madera, se encuentra en el distrito de Barranco. Hecho a base de pino de Oregón se ha destacado como uno de los puntos más turísticos en este distrito histórico, constituye un lugar emblemático y de encuentro para parejas enamoradas.

Con dimensiones de 44 metros de longitud y 3 metros de ancho, el puente conecta la calle Ayacucho con el acceso a la ermita de Barranco. Al unir los extremos de la quebrada y superar una altura de 8.5 metros, se erige sobre la Bajada de Baños de Barranco, la vía que conduce a las playas del distrito.

La denominación “Puente de los Suspiros” se atribuye a la arraigada tradición popular que lo identifica como un punto de encuentro romántico y suscitador de suspiros entre amantes. Además, este pintoresco puente fue inaugurado el 14 de febrero de 1876, durante la administración municipal del alcalde Francisco García Monterroso. 

Sin embargo, durante la Guerra del Pacífico, las tropas chilenas, tras salir victoriosas en la Batalla de Chorrillos el 13 de enero de 1881, destruyeron la estructura.

En honor a este icónico puente, la reconocida compositora de música criolla Chabuca Granda dedicó el vals peruano “El puente de los suspiros” en 1960. Posteriormente, el municipio de Barranco colocó un monumento en homenaje a la cantante junto al puente.

Después de seis meses de trabajos de restauración, el puente fue reabierto al público en diciembre de 2014, recuperando así su esplendor arquitectónico y su importancia cultural en la ciudad.

Puente Infiernillo (1908)

Situado a una altitud imponente de 3,300 metros sobre el nivel del mar, el Puente Infiernillo se erige como un monumento arquitectónico que trasciende el tiempo, con sus cimientos anclados en su construcción en 1908. Estratégicamente posicionado en un estrecho cañón entre dos majestuosos cerros, este puente se destaca como un hito singular en la geografía peruana y ocupa un lugar de prominencia como uno de los dos puentes más famosos del Ferrocarril Central, junto con el Puente Carrión. Su ubicación exacta se encuentra en el kilómetro 129.5 de la Carretera Central, en el Distrito de San Mateo, Provincia de Huarochirí, Departamento de Lima.

La historia de este coloso de hierro se remonta a 1878, cuando el constructor Enrique Meiggs concibió la perforación de túneles en ambas moles que conforman el cañón, conectándolas con un espectacular puente para superar el trazado del Ferrocarril Central. Posteriormente, en los años 1930, con el desarrollo de la Carretera Central, ingenieros peruanos trazaron una vía en forma de 8, incluyendo dos atrevidos puentes que convertirían al cañón del Infiernillo en un obstáculo superado. Este tramo sería más tarde designado oficialmente como Monumento a la Viabilidad Nacional, consolidando la importancia histórica y estructural del Puente Infiernillo, que ostenta el título de ser el puente más alto del mundo.

Aunque modesto en altura y longitud, con apenas 60 metros de largo, el Puente Infiernillo se destaca por su relevancia en la ingeniería del Ferrocarril Central. Los viajeros que lo atraviesan experimentan una secuencia única, saliendo de un túnel para ingresar al puente sobre el río Rímac y la Carretera Central, solo para sumergirse nuevamente en otro túnel. Esta secuencia, combinada con la majestuosidad del entorno natural, convierte al Puente Infiernillo en un punto de interés ineludible para aquellos que aprecian la arquitectura y la historia en perfecta armonía.

Puente del Ejército (1936)

El Puente del Ejército, ubicado en Lima sobre el río Rímac, conecta la avenida Alfonso Ugarte en el distrito de Lima con la avenida Caquetá, en los límites entre San Martín de Porres y Rímac. Inaugurado el 31 de diciembre de 1936 durante el mandato de Óscar R. Benavides, fue remodelado en la década del 50 bajo la administración de Manuel Odría.

En el contexto del 400.º aniversario de la fundación de Lima, se propuso la construcción de un nuevo puente para unir el Cercado de Lima con la zona limítrofe entre Carabayllo (actual San Martín de Porres) y el Rímac. El diseño original, tuvo una estructura de acero de 60 metros de longitud y 13 metros de ancho, fue fabricado por la firma alemana Ferrostaal-Essen. La obra se llevó a cabo en colaboración entre el Ministerio de Fomento, quien gestionó la estructura de acero, y la Junta Pro Desocupados, que se encargó del movimiento de tierra para reducir el cauce del río de 500 a 60 metros. Este proyecto se produjo en el periodo del alcalde de Lima, Luis Gallo Porras.

En 1953, durante el mandato de Manuel Odría, el puente fue rediseñado, eliminando los arcos laterales y ampliando la vía a dos carriles. En 2010, bajo la administración de Luis Castañeda, se inició la ampliación del puente con la construcción de dos puentes paralelos con un diseño similar al original, con arcos. Estos nuevos puentes, con una longitud de 105.05 metros y un ancho de 9.10 metros, cuentan con una estructura de arco atirantado metálico y tablero de concreto.

En 2022, comenzó la construcción de una estructura para proteger las bases del puente, que conecta el centro de la ciudad con la Panamericana Norte y la Vía de Evitamiento.

Puente Villena Rey (1966)

El Puente Villena Rey, un imponente puente en arco ubicado en el distrito de Miraflores, conecta el malecón de Miraflores y cruza la Bajada Balta. Este puente cuenta con 4 carriles, 2 vías peatonales y 2 ciclovías.

La construcción del Puente Villena Rey comenzó en 1966 y fue inaugurado un año después por el entonces presidente del Perú, Fernando Belaúnde Terry. El nombre del puente rinde homenaje a Eduardo Villena Rey, alcalde de Miraflores en los años 1934-1937 y 1938-1939.

Sin embargo, el Puente Villena Rey ha sido escenario de eventos trágicos, ya que ha registrado más de 100 casos de intentos de suicidio y suicidios consumados desde su inauguración en 1967. En respuesta a esta problemática, en 2004, se instalaron muros protectores de policarbonato a ambos lados del puente. 

En el 2021, en conmemoración al Bicentenario de la Independencia Nacional, el puente fue iluminado con luces de colores blanco y rojo, reflejando la bandera nacional. Esta iluminación dinámica, visible desde la ciudad en contraste con la oscuridad del mar, es un espectáculo visual.

 

Puente Rayitos de Sol (2006)

El Puente Rayitos de Sol, es un puente peatonal que cruza el río Rímac conectando la Vía de Evitamiento con la Alameda Chabuca Granda. Con más de 216 metros de extensión, consta de dos tramos: uno colgante y otro fijo. Su principal característica son los cuarenta cables acerados que sujetan la gran estructura de concreto, al mismo estilo del puente Golden Gate de San Francisco en Estados Unidos..

Inaugurado el 7 de noviembre de 2006 a un costo de dos millones y medio de soles (780,000 dólares), posteriormente se instaló un sistema de iluminación con cerca de 7000 luces led sobre las 1500 metros de estructuras atirantadas.

En 2011, se reportaron oscilaciones en el puente, atribuidas a fallas en el diseño, lo que llevó a reforzar la estructura. Temporalmente cerrado en marzo de 2013 y abril de 2017, coincidiendo en ambos casos con la Semana Santa, para abordar y corregir las preocupaciones de seguridad

Descubre eventos todas las semanas con nuestra agenda semanal

Sé parte de nuestros planes de suscripción ingresando a https://bit.ly/48zFKMN

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

¡Quiero que más gente se entere!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

También podría gustarte

Galerías

Exposiciones de arte con #EntradaLibre

Cada semana, la ciudad se viste de creatividad y expresión artística a través de diversas exposiciones que ofrecen una mirada